Nada es fácil…

Tome una clase acerca de inclusión escolar, y en medio de toda la charla la maestra dijo una frase que me calo hondo… “Nuestros chicos con síndrome de Down no la tienen fácil”…

y realmente es así.

Desde que Max era muy pequeñito íbamos a terapias, no pasa un día sin que le exijamos, estimulemos, y todo se debe hacer como si fuera un juego… pero no es un juego.

No hace lo que él desea, debemos exigirle, le cuesta esfuerzo, trabajamos en ello… y así con cada cosa de nuestra vida.

Será por eso que todo es un triunfo? Que hasta el más pequeño avance es festejado con alegria.

Ellos no la tienen fácil… nosotros como familia toda tampoco. Es así. Nos rebela a veces, pero nos encuentra siempre unidos por él.

Me gusta pensar que nuestra vida es como la de los demás. Pero quien nos conoce sabe que no es así. No está mal… pero es otra cosa. Es batallar a diario por las cosas pequeñas. Es pensar siempre más allá. Es emocionarse con una sonrisa. Es estar muchas veces exhausta. Muchas veces con miedos. Y muchas veces tan feliz que no alcanzan las palabras para describirlo.

Cuando creé este espacio, este Blog que me ha dado tanto. Me prometí que no iba a hablarle a los otros padres de niños diferentes. Me prometí que iba a ser un punto de encuentro para todos. Pero se que me siguen, Se que me leen esos a los que la Vida de entrada no se los puso “nada fácil”, para ellos mi admiración, para ustedes mis porras. Se puede. Siempre se puede. Porque quien dijo que es simple ser feliz?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *