El arte de ser optimista

En una reunión que tuve hoy escuché la frase que los maestros están obligados a ser los eternos idealistas…
Y que diferentes palabras de las expresadas ayer en redes por otro “maestro”, quien agobiado por tantos niños en el aula, por tener que “atender a los con discapacidad”, por ser “realista”, pesimista, entra a un aula ya dando todo por perdido antes de empezar, conformándose con medio-educarlos para que no molesten…
Y habrá quien le dé sin titubeos la razón: habrá quien dirá que es casi imposible, habrá quien dirá que faltan muchas cosas, habrá quien en su esfuerzo se rendirá ante lo “inalcanzable” de la Inclusión. Y a esos es a quien quiero decirles esto:
Los entiendo, en su cansancio, en su frustración y hasta en sus quejas… pero no acepto su incapacidad. Les conmino a esta gente a dedicarse a otra cosa, hay trabajos mejores pagos, mejor organizados, con menos exigencia y menos dificultad.
Ser idealista no es ser estúpido, no es tapar el sol con el dedo y no ver la realidad. Ser idealista es CREER, es intentar, es buscar la mejor manera. Es ser un verdadero MAESTRO.

Y así es como deberíamos ser también como padres, en especial los que tenemos un hijo diferente. Estamos obligados a darle a nuestro hijo la esperanza de que todo va a estar bien. De que vamos a poder con todas las barreras.
No niego la realidad… no podría aunque quisiera porque la veo muy de cerca día a día, pero elijo no quedarme ahí en el lamento de la realidad que nos toca.
Sigo eternamente con la secreta convicción de que el mundo será un lugar en el que podrán desarrollarse y vivir felices.
Que debería hacer sino?
Algunos me llamarán utópica, otros irrealista. Yo prefiero reflejarme en quien confía y actúa para lograr un mundo mejor.
Trabajo, atiendo y resuelvo cuestiones acerca de la discapacidad a diario, y lo hago con la férrea convicción de estar en el camino correcto, en el único posible.
En definitiva CREER es una cuestión de ELECCIÓN….Y yo, una y mil veces elijo la Inclusión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *