Un poco de mi Historia…

IMG_1162    Soy mama de Máximo, un bebe especial. Cuando nació nos enteramos de que tenía Síndrome de Down, 8 ecografías, análisis varios, estadísticas… nada nos preparó para la noticia.

Y en el peor momento y de la peor manera: en medio del parto nos dice el medico las palabras que teme todo padre, lo que uno nunca piensa que te van a decir a ti, lo que uno ve que le pasa a otros pero nunca imagina la posibilidad..: creemos que su bebe tiene síndrome de down.

8 palabras… que sacudieron nuestro mundo, que llenaron de dolor, incertidumbre, nuestros días y noches. 8 palabras que nos dejaron estupefactos, con angustia y viviendo un duelo… Si, así se los conté a mis amigas a través de una carta y a varias les cayó mal la palabra duelo… no entendían como podía estar de duelo si tenía mi bebe conmigo, pero así lo viví.

En psicología se define al duelo: como el proceso que atraviesa alguien cuando pierde irremediablemente algo significativo en su vida, y el mío fue un perfecto caso de diván: con todas las etapas, una a una: negación, enojo, tristeza, profundo dolor donde parecía que las lágrimas no se iban a agotar más, que en mi casa no iba a entrar más el sol… y al final la aceptación.

Al final, de largas semanas, meses… la vida se va imponiendo.

Alguna vez me pregunte, en el medio del duelo, si volvería a reírme con ganas alguna vez… si volvería a levantarme y acostarme sin tener un solo pensamiento en la mente: síndrome de down…

Y hoy a un poco más de 1 año de esos oscuros momentos no pasa una noche en que no acueste a Max en su cama y le diga al oído: gracias por dejarme ser tu mama…

Y a quien lo vive, sabe que existe un lazo entre las madres especiales, algo que nos une a pesar de quizás no habernos visto nunca, una especie de solidaridad y amor. A quien enfrente estas horas de angustia del diagnóstico, es a quien quiero darle fuerzas, a quien quiero aconsejarle que se aferre a la vida: a esa vida que entre sus brazos, muy pequeñito pide mimos, demanda comida, quiere un pecho donde sentirse seguro. Es tu bebe el que sana, el que puede curar, aférrate a él y ten la seguridad que todo pasa, y que la vida se impone y sigue su curso, y en su andar nos arrastra y allá vamos, dejando poco a poco las lágrimas, saliendo adelante.

Hay un futuro HER MO SO!! Te lo deletreo para que veas que importante es. Ser madre es una bendición, no hay en tu hijo ni un rastro de error. Él es así, él debe ser así, él es.

Si: tiene síndrome de down. Si: tiene una condición con la que lidiara toda la vida. Si: habrá momentos difíciles. PERO CONFIA EN TI, porque SI: habrá momentos de profunda ALEGRIA. SI: habrá AMOR. SI: habrá LUZ. SI: habrá RISAS, créeme: MUCHAS RISAS. IMG_1006

Me encanta este poema de Khalil Gibran en “el Profeta” que dice:
“… la misma fuente de donde brota vuestra risa
fue muchas veces llenada con vuestras lágrimas.
Y ¿cómo puede ser de otro modo?
Mientras más profundo cave el dolor en vuestro corazón,
más alegría podréis contener
Mirad en el fondo de vuestro corazón y encontraréis
que es solamente lo que os produjo dolor, lo que os da alegría …”

Ojala este blog sirva para dar esperanza, amor y propender a la INCLUSION, a la aceptación de quien es diferente. Porque todos somos diferentes…

NO SE TRATA DE TENER DERECHO A SER IGUALES,
SINO DE TENER IGUAL DERECHO A SER DIFERENTES

Un abrazo, Fernanda